El desafío de los(as) psicólogos(as) hoy

Vivimos en un mundo que manejamos con un control remoto al que le llamamos celular, teléfono móvil o teléfono inteligente, con el que con unos cuantos toques podemos enviar fotos a todo el mundo, podemos tener un auto que nos transporte donde queramos, podemos tener comida a la puerta de nuestra casa o podemos saber qué está ocurriendo en cualquier lugar del mundo. Estando sentado en la comodidad de nuestra casa, las aplicaciones nos sumergen en mundos alternativos virtuales como elegir la película o serie que queramos ver, la música que queramos oír, conectar con quien queramos o un sinfín de ayudas específicas para nuestros propios trabajos. Citas, fiestas, periódicos, noticieros, transportes, salud, educación, servicios, actividad bancaria, retail, el deporte, el bienestar, etc., etc., todo se ha virtualizado dándonos la posibilidad de tener lo que queramos en la palma de nuestra mano. Entonces, ¿Qué ha pasado con la psicoterapia y asesoría psicológica?

Sin duda estamos en una época en que el ser humano ha comenzado a virtualizar no sólo lo descrito en el párrafo anterior, sino también sus propias conductas o emociones: voy a chatear, voy a subir una selfie, voy a estudiar, expresaré mis emociones en mis redes sociales, son acciones que hemos comenzado a realizar gracias a la virtualización que ha vivido el mundo en los últimos años. Es difícil concebirnos hoy a nosotros mismos sin disponer de un número de teléfono o un correo electrónico, y es raro no estar presente en las redes sociales, pareciendo que hoy la socialización primaria se ha convertido en estas virtuales interacciones. Entonces, repitamos la pregunta: ¿Qué ha pasado con la psicoterapia y asesoría psicológica?

La psicoterapia es un proceso dialógico que se da entre dos partes dentro de un espacio convencional, cuya arquetípica imagen que tenemos es una persona sentada en una silla y la otra recostada en un diván. ¿Cómo lo virtualizamos entonces? Así como ocurrió a mediados del siglo XX con corrientes psicológicas que se quisieron desmarcar del encuadre que daba el diván, hoy ha comenzado una corriente a realizar la asesoría psicológica y la psicoterapia a través de aquel control que se describía en párrafos anteriores.

En la última década han comenzado a surgir diversos estudios que comienzan a reconocer los efectos positivos de esta forma de realizar la asesoría psicológica. Incluso en el año 2002, un estudio 1 hablaba de beneficios acerca de la asesoría vía correo electrónica o mensajes de texto, vaticinando la telepresencia como el siguiente paso que debería tomar la asesoría psicológica.

Algunos estudios realizados en el año 2013, entre ellos el publicado en la Journal of Clinical Psychology 2, comenzaron a definir los beneficios de la psicoterapia y asesoría psicológica en línea, entre los cuales durante los últimos años, se han enlistado como sigue:

  1. Conveniencia para ambas partes, pues tanto consultante como psicólogo/a tienen beneficios que se expresan a continuación.
  2. Mayor y más fácil accesibilidad, ya que al disminuir los gastos del espacios físico, se vuelve más económica, permitiendo que más personas puedan preocuparse por su salud mental.
  3. Mejor manejo de los tiempos, elimina los tiempos de traslados y de espera, permitiendo disponer mejor tus horarios para acceder a la psicoterapia.
  4. Mayor seguridad y comodidad, en los consultantes aumenta su sensación de seguridad y comodidad al estar interactuando desde su hogar.
  5. Mayor facilidad para la expresión y desinhibición, complementando el punto anterior, al tener esas sensaciones, la expresión que el consultante será más fácil pudiendo así lograr mejores resultados en el proceso.

Por ello que el desafío que los profesionales del área de la psicología es la de llevar la práctica a medios virtuales, los cuales son una gran parte de la realidad de las generaciones nacidas a partir de 1980, conocidos como La generación Y y la Z o Millenials y Centennials respectivamente.

Y tú, ¿estás dispuesto a potenciar tu salud y bienestar mental conforme a las facilidades de los nuevos tiempos?

Referencias

  1. Rochlen, Aaron & Zack, Jason & Speyer, Cedric. (2004). Online Therapy: Review of Relevant Definitions, Debates, and Current Empirical Support. Journal of clinical psychology. 60. 269-83. 10.1002/jclp.10263 

  2. Richards, Derek & Viganó, Noemi. (2013). Online Counseling: A Narrative and Critical Review of the Literature. Journal of clinical psychology. 69. 10.1002/jclp.21974 

Simón Michell

Ver Perfil

Author

Simón es un psicólogo con 9 años de experiencia en psicología clínica, especializado en trastornos relacionados con las adicciones, haciendo gran parte de su formación profesional en esa área, incluida su tesis de título. En paralelo también se he focalizado en el ámbito de los trastornos ansiosos como el TOC o TAG, y trastornos del ánimo, como depresión y TAB. Trabaja desde un enfoque psicoanalítico relacional.